Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

7 febrero 2011   Por:

Actividades con mucho amor en Barcelona

 

Pasar la jornada de San Valentín en la ciudad condal no tiene precio.

Sus paseos, el mar, los barcos, la montaña de Montjuïc y su barrio gótico se convierten en referente para pasar el puente de los enamorados, desde el viernes 11 al lunes 14 de febrero. Una escapada donde brillará el amor.

¿Un lugar dónde alojarse? Hotel Casa Camper, en el barrio del Raval y al lado de las Ramblas, es un lugar curioso, original y totalmente sostenible que oferta servicios de primera, con tonos rojos y decoración sutil, con algo de reciclaje. Con comida bio y alquiler de bicicletas para desplazaros cómodamente por la ciudad, es el rincón preferido por cualquier pareja de enamorados. ¡Le damos un diez!

El placer de los sentidos lo obtenemos en el lobby y en el lounge del hotel de moda en la ciudad: W. El pack de estancia en una de las fabulosas habitaciones de W Barcelona incluye, entre otras experiencias, la degustación de Amalfi Sour, un sugerente cocktail preparado por los mixologists del bar Eclipse. Un lugar donde la fiesta más especial adquiere sentido y se convierte en única.

También podéis llegar hasta su restaurante con la mejor cocina mediterréa o relajaros juntos en el Bliss Spa, donde sus masajes y cuidados faciales os dejarán como nuevos.

Un paseo por el Port Olímpic desatará vuestras pasiones. Al lado del mar, podéis subir a bordo de un yate y reservar hora para comer… o, incluso, pasar la noche. Otra opción es relajarse en alguna de las terrazas y lounge con decoración oriental que dan al mar; no os preocupes que aunque el frío aparezca, se está de lo más calentito.

¿Una bebida con glamour? El lugar para tomar un cóctel especial para San Valentín es el Dry Martini, una de las coctelerías más famosas de la ciudad. El cocktailman Javier de las Muelas, y dueño del Dry Martini nos sorprende cada año con un combinado realizado con mucho mimo y amor. Para 2011 presenta Je t’aime, un cocktail que mezcla los mejores ingredientes: champagne francés y mango, de un color inconfundible, entre otros.

Otra propuesta turística a la par que romántica es subir en teleférico a la montaña de Montjuïc. Desde allí se divisan excelentes vistas a la ciudad y la Font Mágica, que ofrece un gran espectáculo de luces, agua y color. La música hace bailar el agua y es el mejor momento para declararse. ¡Vive un San Valentín de cine!