Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

12 marzo 2012   Por:

Agenda de belleza para novias: 60 días para estar perfecta

 

Entre los preparativos de la ceremonia y del banquete, elegir las invitaciones y los detallitos, y las pruebas del vestido, prepárate un planning de belleza con tus objetivos y el timing, para que, al igual que cada detalle que estás preparando con mimo, tú estés espectacular en tu día.

Dos meses antes: prepara tu cuerpo y tu sonrisa.

Si quieres perder peso antes de la boda, éste es el momento para acudir a un nutricionista que te prepare una dieta a medida de tus necesidades, así como para poner en marcha cualquier tratamiento de remodelación corporal. Ten en cuenta que prácticamente todas las novias adelgazan antes de la boda, y no te pongas objetivos demasiado duros, sólo te ayudarán a estresarte.

¿Quieres que tu sonrisa aparezca resplandeciente en las fotos? No dejes pasar más tiempo y ve al dentista para conseguir que tus dientes estén blancos y sin rastro de manchas con un buen tratamiento blanqueante.

Un mes antes: cabello y rostro.

Llega la hora de la prueba de peinado y maquillaje de novia. Si no tienes muy claro lo que quieres, déjate aconsejar por los profesionales, pero siempre dentro de tu estilo: si en general no sueles llevar el pelo recogido porque no te gusta cómo te sienta, precisamente el día de tu boda es el que menos te conviene hacer experimentos, porque no te sentirás cómoda contigo misma, sentirás como si estuvieras disfrazada. Lo mismo ocurre con el maquillaje. Una vez encontrado el look perfecto, sólo te queda decidir si irás a peinarte y a maquillarte al salón, o si irán a tu casa.

Si estás pensando en algún cambio de look, desde mechas o reflejos a un corte de pelo, no dejes pasar más tiempo, ya que si lo haces ahora, aún tendrás tiempo de reacción por si no te convence el resultado.

Es también el momento de conseguir una piel perfecta. Ve a tu clínica de confianza o a tu centro de belleza, y pide que te hagan una limpieza profunda y que te examinen la piel para determinar qué tratamientos te hacen falta para estar resplandeciente en tu gran día.

Tres semanas antes: cejas, manos y pies.

¿Habías pensado que tus manos, especialmente la derecha (en la que llevas el anillo), también van a ser el centro de atención? Empieza desde ya a hidratarlas a diario para que estén estupendas en tu gran día. Lo mismo ocurre con los pies, que tendrán que aguantar unos zapatos preciosos (y no necesariamente cómodos) durante todo el día. Exfoliar, hidratar y mimar son las claves.

Acude a un centro de confianza para que te hagan el diseño de cejas más armonioso con tu rostro, y recuerda volver cuatro días antes para el último repaso.

Una semana antes: brillo, masaje y depilación.

A una semana del día de tu boda, si quieres que tu cabello esté brillante y reluciente para el gran día, ve a tu peluquería para que te hagan un baño de brillo. También es el momento de la depilación: no lo dejes para más adelante porque según pasen los días estarás cada vez más nerviosa y ocupada.

Aprovecha para descargar tensiones con un buen masaje relajante exfoliante, que preparará tu piel y eliminará todas las células muertas.

Cuatro días antes: cejas.

Acude a tu centro de belleza para que te repasen las cejas y que estén perfectas para el gran día.

El día antes: uñas, descanso y relajación.

A veinticuatro horas del día B, es el momento de reservarte el día para ti. Te recomendamos que vayas a que te hagan la manicura, la pedicura y un masaje relajante, que te ayudará a dormir bien y espantar los nervios. Para la manicura y la pedicura opta por un sistema semipermanente: tus uñas estarán impecables no sólo durante la boda, sino también toda la luna de miel (dura hasta tres semanas).

Si vas a hacerte un recogido, conviene que te laves el pelo el día antes para que esté bien manejable: si está recién lavado, resbala demasiado.

Intenta pasar la tarde tranquila en casa, date un baño relajante, exfóliate el cuerpo, cena ligero y acuéstate pronto. Una infusión relajante, de valeriana, tila o melisa, te ayudará a conciliar el sueño.

Imagen: © Barcelona Bridal Week.