Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

21 septiembre 2010   Por:

Ailanto lleva la atmósfera forestal romántica a Cibeles

 

Después de la fiesta, llegó el romanticismo. En el último desfile de la jornada del lunes, Ailanto convirtió la pasarela Cibeles en un bosque, en pleno atardecer. Sus modelos surgían, inmaculadas, de un claro del bosque.

La propuesta de Ailanto para la primavera verano 2011 refleja la atmósfera silvestre con siluetas sencillas, en las que el mono, con sus versiones en largo y corto, tiene especial protagonismo. Los vestidos, largos hasta los pies presentan transparencias y formas etéreas y sus drapeados dan movimiento a la silueta, dejando al descubierto piernas y espalda. También encontramos vestidos amazona con mangas que nacen desde la cintura.
Los shorts y los minishort de talle alto, como ya hemos visto en otras colecciones, regresan nuevamente. La paleta de colores de Ailanto es totalmente orgánica con tonos que van desde el musgo, frambuesa, rosa empolvado, piedra mojadas, gris ceniza, colores todos ellos que podemos encontrar en una tarde campestre.

En su empeño por recrear la estética forestal, los estampados realizados en trazo manual representan  flores, plumas de codorniz y elementos vegetales en tono pastel, gotas de rocío, rastros de caracol dibujados en purpurina, e incluso siluetas de cometas, parte de la fiesta campestre.

Los tejidos van desde los tules de seda, encajes con motivos florales, el tafetán tornasolado, la organza y el lino a rayas. Un que se completa con tejidos superpuestos que mezclan el mate y el brillo.

En cuanto a los complementos, nos encantaron las sandalias de cuña de Règne Français by Ailanto, combinadas con calcetín, los bolsos de Beatriz Furest By Ailanto y la línea de accesorios Après Ski by Ailanto que incluían pasadores de plumas, pendientes en forma de atrapasueños con lunas y estrellas.

En definitiva, unos looks ideales para irnos de merienda campestre.