Cerrar

Vuestros Comentarios

 Un Comentario
  • Una adecuada hidratación es esencial para la salud y el bienestar. Toda célula del cuerpo humano necesita agua. La hidratación es el pilar fundamental de las funciones fisiológicas más básicas, como por ejemplo la regulación de la tensión arterial y la temperatura corporal, la hidratación y la digestión.

 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

11 noviembre 2012   Por:

Bebe agua para rendir más

 

Si te hablamos de la deshidratación y la necesidad de beber agua, seguro que piensas en el verano: deportes al aire libre, largos días en la playa, calor y sol. Sin embargo, un estudio publicado en una prestigiosa revista técnica y realizado por una doctora española, la Profesora Doctora Ana Adan, Profesora del Departamento de Psiquiatría y Psicobiología Clínica de la Universidad de Barcelona, demuestra que un estado de deshidratación moderado reduce el rendimiento intelectual hasta en un 20%. ¿Sorprendida?

La deshidratación se produce cuando la pérdida de líquidos (a través del sudor o la orina) excede a su consumo, y si el nivel de deshidratación es superior al 2% disminuye la capacidad de memoria a corto plazo tanto en adultos jóvenes como en personas mayores.

Todo el mundo sabe que es conveniente hidratarse antes y después de una práctica deportiva. Pero, ¿qué necesidades de hidratación existen antes de una tarea intelectual?La recomendación es idéntica, aunque requiere una menor magnitud de ingesta de líquidos y tampoco suele ser necesaria la selección de bebidas específicas, como por ejemplo las isotónicas, para compensar las pérdidas corporales que conlleva el ejercicio físico”, comenta la Prof. Dra. Ana Adan. Y es que la población está mucho más sensibilizada a cuidar su hidratación si desarrolla deporte o trabajos que suponen un gran gasto físico, ya que además en estos casos el cuerpo suele enviarnos señales. “En cambio, si nuestra actividad es sedentaria es mucho más fácil descuidar nuestro estado de hidratación, ya que nos pasa desapercibida la necesidad de ingerir líquidos y aunque percibamos estados no óptimos de rendimiento mental no los achacamos a la deshidratación”, añade la doctora.

El estudio de las relaciones entre hidratación y rendimiento cognitivo es un  área de trabajo incipiente sobre el que aún hay mucho que estudiar, sin embargo está muy claro que cuidar el estado de hidratación del organismo, incluso cuando no percibamos la alarma de sed, es muy importante, ya que de ello depende, en buena parte, nuestro estado general y de rendimiento físico e intelectual, aun cuando nos hallemos en situaciones sedentarias y óptimas condiciones climáticas.

Así que ya sabes: ¡no olvides beber agua a lo largo de la jornada laboral!