Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

11 julio 2012   Por:

Claves de maquillaje de verano

 

Piel sutilmente bronceada (a base de sol o no), piel ardiente, párpados con un maquillaje ahumado y acabado waterproof capaces de aguantar todos tus días de playa y piscina, mirada electrizante, labios sensuales y uñas en todos los tonos del arcoíris: son las claves para tus looks de verano. ¡Atrévete a lucirlos!

Lloyd Simmonds, Director Artístico de Maquillaje Yves Saint Laurent, nos explica cada punto paso a paso.

Para él, el look de este verano exige un tono luminoso acariciado por el sol, tonos minerales que recuerdan a la arena y al nácar de las contras, y un contraste con el azul intenso de la mirada (un must de temporada) que crea una línea de tensión: seducción en estado puramente veraniego.

El primer paso, que Simmonds define como Golden Look, se basa en la idea de una mujer con la piel desnuda, bronceada de forma natural por el sol, con un toque de polvos, labios glossy en un tono marrón glacé y un toque de máscara: sofisticada y elegante.

Para una piel perfecta recomienda corregir sombras e imperfecciones con Touche Éclat, aplicando un tono más claro que el de la piel para aportar luz. Si buscas un acabado natural y ardiente, aplica a continuación polvos de sol Terre Saharienne del mismo tono que la piel sobre rostro y escote, y posteriormente, un tono más oscuro en mejillas y ojos, a modo de blush y sombra.

Para conseguir una mirada magnética nada mejor que el efecto smoky, muy sexy si extiendes el color a partir de las pestañas, más claro hacia el interior y más oscuro en el exterior para abrir la mirada. Termina añadiendo un toque nacarado o dorado en la zona interna del ojo para un efecto iluminador, y con un lápiz y una máscara azules, perfectos para tus looks acuáticos de verano.

Para los labios, Simmonds apuesta por la libertad según las preferencias de cada mujer: barra de labios o gloss, según el acabado que busques. O, incluso, propone superponer ambos para una sonrisa extremadamente seductora.

Imagen: Yves Saint Laurent