Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

9 septiembre 2010   Por:

Color Camel. Fuente de inspiración

 

El camel, es el color de la temporada otoño invierno 2010-11. Más subido que un beige, menos encendido que un tostado, el color camel nació para tintar de elegancia los abrigos y ahora es un indispensable en cualquier armario it.

El ojo humano distingue unos 10.000 colores pero los desfiles de Balenciaga, Prada, Chloé o Armani nos dejaron la retina completamente obnubilada de cremoso camel.

 Un color de arriba abajo, desde el total look en camel a los pequeños toques. Empezando por los pies, en bailarinas, botas y botines, subiendo por pantalones y faldas, escalando por blusas y chaquetas y coronando en los cabellos, porque incluso en el pelo, el color camel se dejará ver (los rubios miel están súper de moda). Eso por no menciona bolsos y todo tipo de accesorios y por supuesto, abrigos. El fondo de armario es camel.

¿De dónde viene? De los abrigos setenteros. Esta prenda, por sí misma, es pura tendencia. Mira esta propuesta de Derek Lam

¿Te has fijado en lo adaptable que es este color? Además de sus múltiples tonalidades (desde las más amarillentas a las verdosas- aceitunadas) el camel, que también es color del camuflaje, de las arenas del desierto, de las tardes soleadas, y de las salsas más apetecibles, tiene algo de

salamandra.

 

Si echáramos la vista atrás, lo veríamos en muchas de las colecciones pasadas, como por ejemplo en esta propuesta de 2008, firmada por Stefano Pilati para Ives Sant Laurent, el color camel siempre estuvo ahí, sobrevolando la pasarela en espera de que llegara ¡por fin! su despegue definitivo en este otoño que estamos estrenando.

 

¿Cómo llevarlo?

En Tantra lo mezclan así de bien con gris.

También queda de maravilla mezclado con denim, con negro, y con tonos tan chocantes como los vivos fluorescentes.

Pero no temas y sé valiente.

Apuesta por el total look.

El Camel es el must del otoño y merece la pena lucirlo en toda su extensión.