Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

10 agosto 2012   Por:

Cuida el cabello con color

 

Prácticamente cada día, el pelo se ve sometido a todo tipo de agresiones. Más aún durante los meses de verano, cuando casi a diario lo sometemos a las radiaciones nocivas del sol como los rayos UVA y UVB, a los productos químicos como el cloro y los conservantes de las piscinas y a la sal y la arena del mar, que lo resecan y empobrecen. Estos problemas se agravan en el cabello teñido o con mechas: el color se deteriora, pierde su fuerza y su brillo, y el cabello se ve mate, apagado y sin vida. ¿Sabes cómo cuidarlo para conseguir que esté sano y brillante?

Las agresiones externas a las que se ve sometido el cabello son básicamente tres: mecánicas (al cepillarlo, y al rozar entre sí los cabellos), térmicas (sol, secadores, planchas, tenacillas…), y químicas (mechas, tintes). Cada una de ellas va haciendo que la fibra capilar se debilite y se descame, y con tiempo, aparecen las puntas abiertas y el pelo se rompe.

El pelo teñido, con mechas o muy castigado (si te lo secas cada día con el secador, o si utilizas una plancha para alisarlo o darle forma) necesita cuidados específicos, ya que está más expuesto, mucho más débil, y requiere una dosis extra de fuerza. Utiliza productos específicos para cabello teñido o con mechas, tanto champú como acondicionador, que sean hidratantes y ayuden a la fibra capilar a mantenerse fuerte y sana. Además, si incorporas a tu rutina de cuidado del cabello una mascarilla (al menos, una vez a la semana) y un sérum o un reparador de puntas (en mojado, cada vez que lo laves), notarás que se mantiene sano y con brillo por más tiempo.

Para terminar, no olvides utilizar un producto termoprotector tanto a la hora de secarlo con secador o utilizar planchas o tenacillas, como cuando vayas a exponerlo al sol: será mucho más resistente frente a las agresiones térmicas.