Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

30 mayo 2012   Por:

Cuida tu piel antes, durante y después del sol

 

El sol es imprescindible para la vida y tiene efectos muy positivos sobre el organismo. Sin embargo, una exposición excesiva sin la protección adecuada puede ocasionar daños en nuestra piel (fotoenvejecimiento, léntigos solares, inflamaciones, eritemas…). La doctora Natalia Ribé, especialista en Medicina Estética y Directora del Institut Dra. Natalia Ribé nos da sus consejos de experta,  a tener en cuenta tanto antes de la exposición solar, durante la exposición y después del sol.

Antes de la exposición

Un mes antes de la exposición al sol, la doctora recomienda un peeling para exfoliar las capas más superficiales de la piel y así conseguir un tono más uniforme a la hora de broncearnos. Al menos unos quince días antes de la exposición solar, aconseja tomar nutricosméticos que van a ayudar a prolongar, activar y acelerar el bronceado de la piel gracias a sus componentes naturales. Sus principios activos ayudarán también a reforzar las defensas de la piel frente a los efectos nocivos del sol.

Durante la exposición solar

El uso de un fotoprotector es fundamental, y hay que recordar que la aplicación debe hacerse generosamente sobre la piel seca 30 minutos antes de la exposición solar, y repetirse cada 2 horas. Intenta evitar tomar el sol entre las doce y las cuatro de la tarde, no estés más de dos horas seguidas, bebe mucho líquido para prevenir la deshidratación, y utiliza protección adicional como gorro y gafas de sol. Como protección extra, tomar antioxidantes orales es muy beneficioso ya que actúan frente los radicales libres y protegen de los efectos nocivos del sol.

Después de la exposición solar

La doctora recomienda hidratar y regenerar la piel después del sol para conseguir una piel saludable y mantener el bronceado durante más tiempo. “Se deben escoger distintos productos específicos para la cara y para el cuerpo” nos aclara la doctora. Además, aconseja seguir una buena dieta rica en agua, frutas y verduras que ayudará a tener una piel más saludable y adquirir y mantener un mejor bronceado.