Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

26 septiembre 2012   Por:

En consulta: repara tu piel

 

La medicina estética nos ofrece potentes armas para luchar contra todo tipo de inquietudes en nuestro aspecto: desde la celulitis a la aparición de arrugas en el rostro. Hoy, recién terminado el verano, hemos querido presentarte tres técnicas distintas con las que recuperar los desastres que el verano ha producido en tu piel: deshidratación, manchas, arrugas y flacidez. ¿Es tu caso?

En Clínica Ordás recomiendan Icon (un nuevo láser fraccional) para tratar signos de envejecimiento como las arrugas y las manchas en el rostro, el cuello y las manos. No solo elimina las arrugas finas y medias y las marcas de cicatrices, sino que también cierra los poros y mejora el tono y la textura de la piel. Tras la sesión (se recomiendan entre tres y cinco sesiones espaciadas un mes entre sí), la cara queda enrojecida durante dos o tres días, pero puede maquillarse perfectamente, y la única precaución que deberás tomar es utilizar protección solar alta.

Los léntigos son unas manchas ovaladas, lisas y marrones, totalmente planas, que aparecen en las zonas más expuestas al sol, como el rostro, las manos y el escote, y provocan un aspecto envejecido. La cosmética no suele conseguir hacerlos desaparecer, y la mejor solución suele pasar por el láser, que actúa con las manchas como una goma de borrar. Generalmente se suele utilizar el láser Alejandrita: se dispara sobre la mancha con el láser, y en el lugar donde estaba la mancha aparecerá una pequeña costra que se caerá pasada aproximadamente una semana. La protección solar es también imprescindible.

Un peeling profundo, que renueve la capa córnea y active sus mecanismos es la mejor técnica para eliminar el melasma y para renovar la piel profundamente dañada. En Clínica Ordás proponen el Peeling Doble, una combinación personalizada de cosmética con químicos que elimina y renueva las capas superficiales de la epidermis. Al terminar el tratamiento, que dura unas tres semanas, la piel se ha sustituido por una más joven y con mejor textura, en la que las manchas están muy difuminadas.