Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

20 febrero 2011   Por:

Hannibal Laguna, Ágatha Ruiz de la Prada y Roberto Torretta, una crónica de contrastes

 

Formas diferentes de concebir la vida,  formas distintas de concebir a la mujer y, por lo tanto, concepciones opuestas de la  moda. La segunda jornada de la Cibeles Madrid Fashion Week la Sala Cibeles acogió a tres creadores radicalmente diferentes, pero con gran capacidad de congregar masas. Los desfiles de Hannibal Laguna por la mañana y Agatha Ruiz de la Prada y Roberto Torretta por la tarde pusieron en jaque a los organizadores del sitting en Cibeles y muchos miembros de la prensa tuvieron que ver el desfile desde las escaleras.

Hannibal Laguna fue el primero en presentar su colección Hit sobre la pasarela. Una colección inspirada en los años 50, con una bonita presentación con bombillas bordeando la pasarela pero que, en contenido, no supuso nada nuevo en relación a la colección que vimos en septiembre. Hannibal Laguna nos presentó una mujer elegante a través de sus vestidos- joya, modalidad en la que demuestra gran maestría.

Hannibal Laguna Cibeles 2011
Hannibal Laguna Cibeles 2011

Pudimos ver vestidos palabra honor largos hasta los pies a lo Rita Hayworth en Gilda, con aire más romántico, con con talle bajo el pecho y falda de vuelo, y faldas lápiz también. Pero en lo que Hannibal se defiende muy bien es en el uso de volúmenes y la asimetría utilizando plisados, ruffles, hojas, jirones mediante lazos, apliques de volantes y otro tipo de elementos geométricos, algo que volvimos a ver sobre la pasarela como si de un deja vu se tratase. 

 Junto con los vestidos joya, la colección de Laguna también incluyó otros trajes más sofisticados, mezclando tejidos opuestos como lanas, terciopelos y sedas superpuestas con cristales de cuarzo, o pepitas de oro. Para completar un look tan glamuroso, Hannibal Laguna tampoco se ha olvidado de los boleros de pelo, que seguirán llevándose la próxima temporada y unas exageradas plataformas de terciopelo que resultaban difíciles de manejar para las modelos. Los colores dominantes fueron el negro y el gris tornasolado.

Colores mucho más vivos son los que llevó Ágatha Ruiz de la Prada a la Pasarela Cibeles, una vez más. A punto de cumplirse el 30 aniversario desde su primera pasarela de moda, Ágatha Ruiz de la Prada nos presentó una colección “mucho más ponible”, como ella nos confirmó en el backstage.

Agatha Ruiz de la Prada Cibeles 2011
Agatha Ruiz de la Prada Cibeles 2011

Ponible, pero sin dejar de tener elementos trasgresores, como los tubos de led que adornaban sombreros, diademas, bolsos e incluso la parte posterior de leggings de lúrex. Entre los diseños,pudimos ver abrigos y forros polares con vivos colores; así como blusas con lazada, pero con el inconfundible sello de Ágatha. 

¿Y los zapatos? Sencillamente, nos encantaron. Los colores flúor volvieron a inundar la pasarela. Sin duda, una colección que irradió mucha luz.

La segunda jornada en Cibeles terminó con la elegancia de Roberto Torretta. El diseñador argentino mostró sobre la pasarela prendas rectilíneas y muy minimalistas, indicadas para una mujer sofisticada.  Para el día a día,  pudimos ver prendas de tejidos muy llevaderos como el algodón para vestidos y faldas, el terciopelo en pantalones y la napa en chaquetas, blusas y vestidos.  Para la noche, vimos sedas y gasas con estampado animal, que recibieron muchos aplausos. En cuanto a los cortes, los pantalones rectos y de campana y faldas de tubo reinaron en la pasarela.

Roberto Torretta Cibeles 2011
Roberto Torretta Cibeles 2011

Los chalecos y bolsos de pelo, y la peletería se convierten en el complemento perfecto en una colección en que los colores berenjena, rojo y tierra son los dominantes. 

Imágenes: Solo Moda/Image.net