Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

3 febrero 2012   Por:

Madrid Fashion Week, segunda jornada

 

La segunda jornada de Madrid Fashion Week llega marcada por la sobriedad.

Sobriedad en los colores, en las lĂ­neas de los patrones… SĂłlo un festivo AndrĂ©s Sardá (que celebra medio siglo en la moda) parece darnos las dosis de espectáculo que necesitamos en tiempos de crisis.

Ailanto mira a Oriente
Con su Chinoiserie, los hermanos Ailanto demuestran que Oriente está cada vez más prĂłximo…
Su tonos negros y grises brillantes, casi lacados, como los muebles del XVIII en los que se inpira la colección son la base de unos diseños salpicados de motivos florales con algunas pinceladas de azul tinta y turquesa.


Nos gustan: sus abrigos kimono y sus vestidos largos de noche con cintura baja.

Amaya Arzuaga, por su parte, continúa su experiecia con  cinturas atas y siluetas corola. Utilizando el punto como apoyo e la mezcla de texturas, a pesar de su manufactura compleja, lo que más nos gusatan sn las siluetas má sencillas.

Lo mejor, las sandalias abotinadas tricolor.

El anterior ganador delPremio L’Orèal, Juanjo Oliva, vuelve a presentar un buen ejercicio de costura a base de tonos empolvados y verdes muy retro.

Nos gusta el juego cromático y las mezclas de tul y encaje.

Tras la no falta de pretensiones puesta en escena de Oliva, llega un Miguel Palacio que va depurando su trabajo para Hoss Intropia.

Sus vetidos camiseros y sus eslabones negros con filo dorado en las pecheras prometen ser un must invernal; como sus abrigos de pelo largo y casacas.

Pero, si hay alguienm que brilla en esta jornada, es Andrés Sardá y sus 50 años en el mundo de la moda.

 

Imágenes y vídeo: Lucía Pardavila