Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

1 octubre 2010   Por:

Martine Sitbon, el perpetuo “restart” de la moda

 

La mirada de Martine Sitbon recorre el planeta en busca de inspiración, con referencias y subversiones de una combinación heterogénea de culturas aunque sin legar a explotar su educación exótica.

De madre italiana y de padre francés, Sitbon nació en Casablanca en 1951. A los diez años se trasladó a París, donde experimentó de primera mano las transformaciones sociales y culturales de la ciudad. A finales de la década de los 60 empezó  a estudiar en el prestigiosos Studio Berçot, donde se licenció en 1974 antes de empezar a viajar, lo que añadiría un toque multicultutal y una debilidad por los tejidos suntuosos.

Después de pasar 7 años curioseando en Hong Kong, Méjico, India, Nueva York y Milán, plasmó esta combinación exótica y urbana en sus diseños. En 1985 presentó su primera colección y su firma en París, recordada por sus capuchas de monje, sus colores pastel, y la banda sonora de la Velvet Undreground. El negro es su color clave y fetiche, es la llave de su creatividad artística.

Sus prendas son claramente desaliñadas, con porciones de cuero y otros tejidos y texturas más rústicas, en contraste con satenes y terciopelos. Este contraste llamó la atención de la marca mundialmente reconocida Chloè que en 1988 contrató a Sitbon para que diseñara su línea de mujer, colaboración que duró 9 temporadas. En 1996 Sitbon abrió su primera boutique en París y en 1999 lanzó una colección de hombre en la que introdujo su toque andrógino.

Entre 2001 y 2002  Sitbon trabajó como diseñadora principal de la marca Byblos. Concentrada a hora en sus propias líneas sigue siendo la elección predilecta de aquellos a los que nos gusta la moda ecléctica.