Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

16 noviembre 2012   Por:

Mirada radiante

 

El estrés perjudica a todos los niveles, tanto a nivel mental como físico, y también a la belleza: donde más se hace notar es en la zona de los ojos, una de las primeras en evidenciar el paso del tiempo debido a su extrema delicadeza: las arruguitas que surgen del ángulo externo del ojo, más conocidas como “patas de gallo”, son las primeras en aparecer en el rostro. Por eso, entre los cuidados faciales que nos dedicamos a diario es muy importante no olvidar el contorno de ojos, utilizando cosméticos adecuados a sus características: piel muy fina y con muy pocas glándulas sebáceas y sudoríparas, sometida a todo tipo de agresiones externas que hacen que envejezca antes de tiempo: exposición al sol, al viento, alimentación inadecuada, radicales libres, consumo de tabaco o alcohol…

Para que la zona del contorno de ojos se mantenga fresca y bien cuidada, los expertos de Chi Spa recomiendan empezar con cuidados preventivos a partir de los veinticinco años, con cosméticos de consistencia ligera que favorezcan el drenaje y prevengan la aparición de bolsas y ojeras, y a través de un desmaquillado muy suave de la zona.

Para mejorar las ojeras, The Chi Spa recomienda la realización de drenajes linfáticos en la zona o los tratamientos con Indiba, radiofrecuencia con un efecto drenante y que consigue muy buenos resultados. Además, ciertos activos vegetales como la árnica y la camomila malva mejoran la permeabilidad vascular y la acción calmante y descongestiva (al fin y al cabo, las ojeras son consecuencia de una circulación deficiente, que favorece la acumulación de pigmentos).

En el caso de las bolsas, la retención de líquidos, la falta de sueño y el cansancio generalizado son algunos de los principales factores que causan su aparición. Para tratarlas lo más efectivo es mejorar la circulación linfática y reducir el edema, a través del drenaje linfático manual o, como en el caso de las ojeras, con Indiba.