Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

8 febrero 2011   Por:

Del canto del cisne a la serpiente emplumada

 

Black Swan
Black Swan

Durante mucho tiempo las plumas han estado relegadas a mero complemento de vedettes o actrices afanadas en revivir los locos años 20. Pero, desde hace un par de temporadas, este volátil adorno ha ido escalanado posiciones puntada a puntada…

Bueno, más bien “descendiendo”. Porque las plumas han bajado desde los sempiternos tocados,  pasando por apliques en escotes y hombreras, hasta protagonizar la pieza clave del atuendo femenino.

Éstas son las propuestas de lujo de Marchesa, low cost de Blanco y “trendy and charm” de Cristina Piña. Faldas, LBD y minivestidos que son una delicia para la mirada.

Vestidos y faldas de plumas
Vestidos y faldas de plumas

Con ejemplos como éstos, una cosa parece segura: las plumas tienen mucho peso en la moda… Y vienen de la mano de otras expresiones artísticas, como el cine.

Gracias a  Black Swan, película de culto ya antes de su estreno, cuyos looks inspiran al mismísimo Kaiser de la moda, no sabemos si esta tendencia será desterrada como el ala de un demonio o se elevará sobre los cánones de la moda para prevalecer con la gracia de un cisne.

Imágenes: Chanel, Blanco, Machesa, Cristina Piña y Fox Searchlight