Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

26 agosto 2011   Por:

Tras el verano… ¡manchas!

 

Un año más, nos encontramos, a la vuelta de las vacaciones de verano, con que no hemos protegido suficientemente nuestra piel del sol… y nuevas manchas han hecho su aparición estelar. Cuando somos jovencitas, las pecas quedan “monas” y graciosas, pero a partir de los veintitantos – treinta, las manchas son una de nuestras mayores preocupaciones estéticas, ya que son uno de los signos más evidentes (y de los que antes empiezan a notarse) de envejecimiento de la piel.

Existe todo tipo de tratamientos para prevenirlas, así como para tratarlas cuando ya han aparecido, y evitar que vayan a más. Prácticamente todas las firmas de belleza cuentan con productos despigmentantes que, poco a poco, ayudan a que esas manchitas se vayan atenuando, al tiempo que protegen la piel para que no se generen nuevas manchas. Melaperfect, de Darphin, es una de las últimas novedades en este campo, y da un resultado fantástico.

Una opción más radical (aunque muy efectiva) es recurrir a la medicina estética: en función del tipo, origen y color de las manchas tienes a tu disposición multitud de equipos de láser y luz pulsada, capaces de devolverle a tu piel la uniformidad que ha perdido, y de aportar una luminosidad que hacía años que no veías. Si te decides a someterte a un tratamiento para eliminar las manchas, elige un centro médico de reconocido prestigio, y desconfía de las ofertas demasiado económicas de clínicas o franquicias en las que el personal no está cualificado y además utilizan el mismo aparato para todo.

Una buena opción para ir sobre seguro es el Instituto Médico Láser (IML), en Madrid, en el que no sólo cuentan con una amplísima plataforma lumínica con todo tipo de equipos para (casi) cualquier necesidad, sino con un equipo médico de primera. La doctora Gema Pérez Sevilla, Jefe de la unidad de Estética Facial, es un verdadero crack: si estás pensando en hacerte algún tratamiento antiedad o antimanchas, no dudes en dirigirte a ella.