Cerrar
 

Escribe tu Comentario debajo o haz un trackback desde tu web.

8 julio 2012   Por:

Un pecho firme y bonito

 

El pecho y el escote son dos de las zonas más atractivas de la silueta femenina, y también de las más delicadas, por eso necesitan cuidados específicos. Los malos hábitos, los cambios de peso muy bruscos, el envejecimiento, los cambios hormonales (por ejemplo durante el embarazo) son algunos de los factores que inciden en la belleza del pecho.

Lo más importante a la hora de tener un pecho sano es visitar al ginecólogo regularmente para una revisión, al menos una vez al año: el cáncer de mama es uno de los que mayor porcentaje de curación tiene, y la prevención, así como el diagnóstico precoz, son básicos para superarlo de la mejor forma posible.

La hidratación y el cuidado diarios son fundamentales para mantener el pecho en buena forma: puedes elegir entre un producto específico para pecho (que ayudará a fortalecer sus tejidos y mantener a raya la flacidez, evitando que caiga prematuramente), o tu hidratante de cuerpo habitual, dependiendo del grado de tratamiento que busques. A la hora de aplicarlo realiza un masaje, que tendrá una doble función: por una parte, ayudará a que los cosméticos penetren en la piel mejor, y por otra, te facilitará un control diario sobre cualquier cambio en el pecho. Si notas cualquier cambio, o algo que te preocupe, ve inmediatamente al ginecólogo.

Evita los sujetadores demasiado apretados o que no se ajusten perfectamente a tu talla: utilizar el sujetador adecuado te servirá para prevenir problemas de retención de líquidos y dolores de espalda, cuello y hombros.

Por último, durante el verano, extrema las precauciones: la piel del pecho y el escote es más fina y frágil que la del resto del cuerpo, y es una de las que antes acusan tanto las manchas como otros signos de envejecimiento prematuro. Así que durante estas vacaciones, tanto si haces topless como si no, no olvides utilizar un producto de protección solar muy alta.